Manco CAPAC (Mañco Qhapaq)
casado con su hermana Coya - reina y esposa
llamada el hijo de Inti /Wiraqocha- el hijo del Sol
quien lo envio junto a su hermana Mama Oello a Lago Titicaca y fundaron Cuzco

manco=rico, poderoso,honrado

Primer Inca
Dinastia Hurin Cusco (Alto) ** confirmado Marzo 2001

---------------------
Otros Posibles padres de Manco Capac

Hijo de MAMA UACO - Gran Hechicera que predijo que hacia Paracatimbo (vendria) "un Cápac Apo Ynga Rey, llamado Mango Cápac Ynga, hijo del Sol y su mujer La Luna hermano de Lucero


EL ARTE MUDÉJAR

EN EUROPA Y AMERICA

 

En el prólogo de obra La arquitectura del Islam occidental (Lunwerg/El legado andalusí, Barcelona, 1995), encontramos estas palabras del escritor y periodista Juan Goytisolo (Barcelona, 1931) que son una verdadera introducción al tema del mudejarismo y la convivencia de pueblos, religiones y civilizaciones:

 

«La cultura española se distingue de las restantes culturas de la actual Europa Comunitaria por su occidentalidad matizada. Si su pertenencia al conjunto no ofrece dudas, brinda no obstante una serie de componentes y rasgos, fruto de su pasado histórico, singulares y únicos. La presencia musulmana en nuestro suelo a lo largo de diez siglos —desde la invasión árabo-bereber del año 711 a la expulsión de los moriscos en 1609—, aunque tenazmente combatida y finalmente extirpada, ha dejado una profunda huella en su lengua, costumbres, modos de vida, arte, literatura.

Los tiempos han cambiado, desde luego, y lo que antes se percibía como ultraje, luego como curiosidad y por fin como valor —una valor perturbador, eso sí, a causa de su naturaleza—, se exhibe hoy en los tratados arquitectónicos, guías artísticas y folletos destinados al turismo como una de "las glorias imperecedera del solar hispano". Aun así, la ocultación continúa pues, como sabemos, la llamada Reconquista se acompañó con una destrucción sistemática de los monumentos musulmanes, tantos civiles como religiosos, como la llevada a cabo en fechas recientes por los griegos en Chipre y los serbios en Bosnia. Según muestra por ejemplo Miguel Barceló, la Isla de Mallorca sufrió las consecuencias de dicho etnocidio purificador y sólo la intervención de Alfonso X salvó a la Giralda de la demolición por el clero (leáse el libro de Ballesteros Beretta sobre el rey Sabio). La hermosura y magnificencia de algunos monumentos célebres hoy en el mundo entero, desde la mezquita omeya de Córdoba al palacio nazarí de la Alhambra, les preservó felizmente de la piqueta y, aunque afectados una y otro por la construcción en el siglo XIV de una capilla real de estilo granadino y la erección del incongruente y severo palacio de Carlos V, siguen brindando a sus visitantes la insólita perfección de su arte. Pero todos los conquistadores incurren en ese género de asimilaciones y afeites y los monarcas aragoneses y castellanos no fueron una excepción. El influjo de la mirada ajena fue decisivo en el cambio de nuestra percepción del legado arquitectónico andalusí. Una antología de los escritos de los viajeros europeos por España desde el siglo XVII hasta comienzos del actual con respecto al tema reflejaría su asombro y maravilla en abrupto contraste con la apatía e indiferencia de los indígenas.

Varias anécdotas recogidas por George Henry Borrow (1803-1881) y Richard Ford (1798-1856) sobre "esas cosillas de los moros" arrojan una luz cruda sobre la hondura del desinterés e ignorancia casi generales del propio pasado, producto de la beligerancia antislámica de la Iglesia y del castizo desdén de los campesinos e hidalgos.

Si la mirada de los demás forma parte del conocimiento integral de nosotros mismos, la de los visitantes franceses, anglosajones y alemanes contribuyó a rectificar poco a poco la visión de las obras de arte islámicas y la escasa atención que merecían. Basta con comparar las increíbles opiniones de un arabista como Francisco Javier Simonet referente a la Alhambra con las de Washington Irving para captar de inmediato el abismo de prejuicios que las separaba. Muy significativamente, las primeras apreciaciones positivas de la España musulmana vinieron de la pluma de los afrancesados y liberales exilados en Londres. Siglos de hostilidad expresa o sorda condenaron a los monumentos conservados a la incuria y vejámenes del tiempo como a los millares de manuscritos arábigos de El Escorial y otras bibliotecas a acumular polvo. El arabismo español no surgiría sino en la segunda mitad del siglo XIX.

Digámoslo bien alto: el complejo de inferioridad acerca del retraso histórico y nuestro pasado árabe ha perdido su razón de ser. En la Europa Comunitaria a la que nos hemos incorporado, nuestra diferencia no ha de ser ya un recordatorio penoso ni causa de frustración: la huella musulmana en nuestro suelo, visible en todos sus ámbitos, es expresión al contrario de una riqueza y originalidad únicas. Ningún país europeo cuenta con un patrimonio como el legado de al-Ándalus y ello no redunda en mengua de nuestro europeísmo. Somos europeos distintos, europeos en más».

La historia nos enseña en efecto que no existen esencias nacionales ni culturas intrínsecamente puras como sostenían los cristianos viejos y sostienen los extremistas serbios de hoy. El mosaico de países que componen el espacio común europeo se ha configurado a lo largo de los siglos con el choque seminal de influencias opuestas, mediante fenómenos de hibridación, permeabilidad, contraste y emulación. La irrupción de lo heterogéneo es a la vez la del espejo en el que nos vemos reflejados y un incentivo imprescindible. Cuanto más viva sea una cultura, mayores serán su apertura y avidez respecto a las demás. Toda cultura es a fin de cuentas la suma total de las influencias que ha recibido.

La experiencia de España —como la del mundo árabe— revela que sus períodos de buena salud y expansión coinciden con los de su receptividad y multiplicación de contactos con lo exterior mientras que los de descaecimiento y postración se caracterizan por la busca baldía de unas "esencias" que constituirían el núcleo de su alma y sin mezclas: ortodoxia nacional y religiosa, autosuficiencia, rechazo de lo extraño, repliegue a valores identificatorios petrificados, miedo obsesivo a la contaminación del vecino.

Cuando se abolió la convivencia medieval y los Reyes Católicos y sus sucesores impusieron una homogeneidad sin grietas, nuestra cultura se transformó en erial. España se desengachó paulatinamente del tren de la historia y se privó hasta fecha reciente del acceso a la modernidad.

Este desdichado ejemplo cifra una amarga lección y advertencia. La Europa Comunitaria no debe adoptar en ningún caso, como propugnan sus ultras, una actitud conservadora fundada en un ámbito cultural estricta y reductivamente europeo, por muy rico y deslumbrador que a primera vista aparezca. Un proyecto cerrado a la movilidad y meztizaje concomitantes a lo moderno nos convertiría en gestores prudentes del pasado, despojándonos de esa curiosidad por lo ajeno que es el rasgo más destacado de los mejores escritores, arquitectos y pintores de nuestro siglo. El extraordinario patrimonio artístico y cultural de al-Ándalus formó parte durante centurias del mundo occidental antes de ser desalojado de él por la nueva idea de Europa, devuelta a sus raíces helénicas sin intermediario de los árabes, forjada en el Renacimiento. Esa Europa inventada a finales del siglo XV separó brutalmente las dos orillas del Mediterráneo y repudió como ajena la realidad cultural que la alimentó durante la Edad Media. Es hora ya, próximos a entrar en el nuevo milenio, de que reincorporemos dicho patrimonio al lugar que le corresponde: como expresión de una occidentalidad distinta, representada por al-Ándalus en el terreno de la arquitectura, filosofía, ciencia y literatura.

Las grandes creaciones omeyas, almorávides, almohades y nazaríes —frutos de los trasvases y corrientes migratorias entre la Península y el actual reino de Marruecos, así como sus ramificaciones magrebíes, sursaharianas y mudéjares—, han de ser vistas hoy como paradigma de una visión ecuménica que incluya a las naciones de diferencia, anomalía, mezcolanza y fecundación».

El arte múdejar, un fenómeno de la España musulmana

Las particulares circunstancias de la historia medieval de España y Portugal, con la presencia del Islam firmemente arraigado en la Península durante ocho siglos, desde la llegada de los musulmanes en marzo de 711 hasta la toma de Granada en enero de 1492, dejaron una huella imborrable en el pueblo español que determinada corriente historiográfica ha minusvalorado sistemáticamente, a pesar de lo cual el célebre historiador Ramón Menéndez Pidal (1869-1968) se vio obligado a definir a España en un conocido estudio como «Eslabón entre la Cristiandad y el Islam» (Austral, Madrid, 1977).

Durante ocho siglos la Península Ibérica quedó dividida entre la Cristiandad y el Islam, dos culturas enfrentadas política y religiosamente. Pero el análisis de la historia militar de la llamada «Reconquista» ha enmascarado y ocultado, con frecuencia, otra historia de enseñanzas más ricas, la de los contactos culturales entre musulmanes y cristianos. En un primer momento comunidades de cristianos arabizados (mozárabes) y de judíos vivieron como tributarios (dimmíes) bajo la administración musulmana, época en la que numerosos cristianos se convirtieron al Islam (muladíes). Pero después, cuando la balanza política se inclina del lado cristiano con el progresivo avance de norte a sur de castellanos y aragoneses, fueron los musulmanes vencidos (mudéjares) y los judíos quienes vivían como súbditos de los reyes cristianos.

La dificultad de los reinos cristianos del norte peninsular para repoblar los vastos territorios conquistados al Islam y sus incapacidades y limitaciones artísticas y científicas, abocó a una decisión política de profundas consecuencias para la cultura medieval hispánica: autorizar a la población musulmana vencida a quedarse bajo dominio cristiano en los territorios conquistados, conservando la religión islámica, la lengua árabe y una organización jurídica propia teniendo como modelo los parámetros y normas de convivencia del emirato y califato cordobés (716-1031). Son los mudéjares (del árabe mudaÿÿan: "los que se quedaron", o Ahl ad-Daÿn: "Gente que permanece, que se domeña"; por extensión, "domesticados", "domeñados"). Este fenómeno se inicia con la toma de dos importantes urbes por los cristianos: la Toledo andalusí (Tulaitula) en 1085 y Zaragoza (la Saraqusta musulmana) en 1118.

Esta vivencia de los musulmanes vencidos (mudéjares) en tierras de Castilla y Aragón, así como la fascinación de los cristianos por los monumentos islámicos de las ciudades conquistadas, que ven convertidos los alcázares musulmanes en palacios de los reyes cristianos y las mezquitas aljamas en catedrales e iglesias, a lo que se suman las estrechas relaciones que se mantienen con los territorios de al-Ándalus aun no conquistados —basta con mencionar la amistosa y fructífera cooperación entre las cortes de Pedro I (1334-1369, rey de Castilla y León, y el sultán granadino Muhammad V (1338-1391)—, si exceptuamos las intermitencias bélicas, son algunos de los factores que explican el singular fenómeno del arte mudéjar.

Hasta principios del siglo XX, el mudejarismo era una expresión casi desconocida para el gran público, reservada para los eruditos y académicos. Pero, a partir de la aparición de los estudios del historiador de arte mexicano Manuel Toussaint (1890-1955): El arte mudéjar en América (Editorial Porrúa, México, 1946) y del arquitecto e islamólogo español Leopoldo Torres Balbás (1888-1960): Arte almohade, arte nazarí, arte mudéjar, Ars Hispaniae —historia universal del arte hispánico—, vol. 4, Editorial Plus Ultra, Madrid, 1949, el secreto finalmente se reveló y fue conocido por muchos. Lamentablemente, y como era de esperarse conociendo la mentalidad misérrima e hipócrita de la que habla tanto Goytisolo, muchos intelectuales y especialistas españoles, están alarmados ante la inevitable interpretación de que el arte mudéjar —última expresión de la civilización hispanomusulmana—, no es otra cosa que el mal llamado «arte medieval español» y su proyección americana, «el arte colonial español» (denominación igualmente reñida con la verdad). Por eso, intentaron y siguen intentando aun hoy día confundir a los neófitos y desprevenidos, brindándoles dos opciones igualmente falsas:

 

1. Que el arte mudéjar es parte del arte occidental cristiano, un añadido ornamental de tradición islámica a los estilos románico o gótico; para esta actitud los monumentos mudéjares pertenecen claramente al arte occidental europeo con algunos rasgos o influencias del arte islámico. De esta valoración grosera se deriva la utilización de términos como románico-mudéjar o gótico mudéjar para aludir a unas manifestaciones artísticas, en las que lo estructural y principal se relacionaría siempre con el arte occidental mientras que el aporte musulmán quedaría reducido a elementos ornamentales y secundarios ("esas cosillas de los moros"). Entre los acérrimos defensores de esta teoría se encuentran el filólogo e historiador Ramón Menéndez Pidal, el arabista Francisco Javier Simonet (1829-1897), los arquitectos Vicente Lampérez y Romea (1861-1923) y Fernando Chueca Goitía (Madrid, 1911), y el filólogo y crítico literario Marcelino Menéndez Pelayo (1856-1912); éste último llegó a decir que el arte mudéjar «es el único tipo de construcción peculiarmente español de que podemos envanecernos».

 

2. Que el arte mudéjar no corresponde, en sentido estricto, ni a la historia del arte musulmán ni a la del arte occidental cristiano ya que es un eslabón de enlace entre ambos; es un fenómeno singular del arte español. Según esta teoría acomodaticia, última tendencia que trata de resistir desesperadamente la identificación del mudejarismo con un movimiento artístico hispanomusulmán, los mudéjares serían algo así como extraterrestres, ni musulmanes ni cristianos, ni españoles ni árabes, en fin una excentricidad muy difícil de explicar o inexplicable en la que más de un ingenuo se puede ahogar si se zambulle en ella incautamente. Los partidarios de esta moderna teoría son legión con Gonzalo M. Borrás Gualis a la cabeza. El mencionado profesor de arquitectura española de la Universidad de Zaragoza llega a cuestionar incluso la denominación «mudéjar» en varios de sus ensayos: «Desde que en 1859 José Amador de los Ríos (1818-1878, escritor andaluz) utilizase por vez primera el término mudéjar aplicado a una manifestación artística en su discurso de ingreso en la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando de Madrid, pronunciado con el título de "El estilo mudéjar en arquitectura", no han cesado hasta nuestros días de producirse intentos de sustituir este término por otro por considerarse poco afortunada su formulación. En efecto, etimológicamente mudéjar deriva del árabe "mudaÿÿan", que quiere decir "aquel a quien se ha permitido quedarse", mudéjar es, pues, en este sentido, sinónimo de moro; y este carácter étnico del término aplicado a una manifestación artística no ha dejado de provocar reacciones en contra y graves confusiones de interpretación hasta el momento actual» (G.M. Borrás Gualis: El arte mudéjar, Serie de Estudios Mudéjares, Instituto de Estudios Turolenses, Excelentísima Diputación Provincial, Teruel, 1990).

Borrás Gualis es uno de los que apoya la moción de José María Azcárate. Este arquitecto español propuso en 1990 la sustitución del término mudéjar por el de «arquitectura cristiana islamizada». A pesar de los despropósitos de estos voceros de la capciosidad, son innegables las características y esencias musulmanas del arte mudéjar donde los elementos predominantes, tanto arquitectónicos como artísticos, son incontestablemente islámicos.

Sin embargo, algunas religiones europeas en la Era de Piscis, valorando a cronistas de la conquista que buscaban auxilio o prebenda de sus reyes, calificaron de tribus a algunos de los Gobiernos Sacerdotales de América y de caciques a algunos de sus héroes o estadistas, describiéndolos como hombres primitivos y salvajes; no obstante, intentaron ocultar aquellos templos con los suyos, los nombres en profundos lenguajes como el aymará y el quechua (Solamente el quechua tiene en su gramática 22 conjunciones, prefijos, interposiciones, posposiciones y declinaciones, como en la riqueza estructural del latín y del alemán. Ver: Propósitos Psicológicos, tomo VI), los suplantaron con los nombres de sus religiosos; omitieron el reconocimiento de las Edades de Oro de las cuales esas culturas de América provenían desatendiendo que la magnificencia de esa arquitectura reveladora es mucho más antigua que la europea, que, comparativamente, muchas de la zonas feudales de la pequeña Europa eran insignificantes en su dimensión, herencia cultural auténtica y sabiduría.

En fin, ocurrió algo parecido a lo del calificativo de "panteísmo" o "simple filosofía" aplicados a la profunda filosofía y realización divina de los vedas e hindúes, como también de "herejía" a la síntesis de matemáticas y teofanía sagrada de los ESPIRITUALISTAS DEL ISLAM, como Muhyid-Din-Ibn’Arabi, el Aristóteles de los sufíes (Ver: Propósitos Psicológicos, tomos XXVIII, XIX y XXX.

EL ARTE EN LA NUEVA ERA / 35 escrito por nuestro Sat Gurú de la Ferrière y traducido por nuestro Jñàni Diksha Gurú, el Venerable Sat Arhat Ferriz Olivares

Es significativo que la gran mayoría de los especialistas en la materia del resto de Europa, británicos, franceses, suizos, alemanes e italianos, descalifiquen abiertamente a sus colegas españoles, reconociendo al mudéjar como un arte eminentemente islámico e incluso prefieran llamarlo moro o morisco. Ahora hagamos un repaso de los distintos componentes de la población de al-Ándalus y de la España cristiana.

Los mozárabes

Son muy numerosas en un principio, los cristianos llamados mozárabes por sus compatriotas musulmanes —término que viene de musta‘rab, es decir el "arabizado o seudoárabe" —, puesto que en todo asemejaban a aquéllos, ya que hablaban, se vestían y vivían, en suma de la misma manera; tan sólo eran distintos por la adscripción a otra religión.

El profundo respeto de la libertad religiosa contenido en la ley coránica permitió a los mozárabes gozar de una autonomía interna considerable. Administrativamente dependían de un "comes" de origen visigodo. La justicia se regía según leyes propias y los impuestos eran recaudados por un mozárabe, el "exceptor". Este espíritu de tolerancia hizo posible que mozárabes y judíos lograsen, sin demasiados obstáculos cargos en la diplomacia, el ejército y el propio gobierno musulmán. En dos terrenos se manifiesta claramente la singularidad del estilo mozárabe: arquitectura e iluminación de manuscritos.

Las características de las iglesias mozárabes, en las que se combinan elementos de la tradición visigótica con influjos musulmanes, son los arcos de herradura, los capiteles de tipo corintio y elementos de decoracióne esculturada. La miniatura mozárabe, proyectada por el arte islámico, está considerada como una de las escuelas más originales de todas las que en esta especialidad produjo el arte medieval. Sobresalen ejemplares como los ilustrados del "Comentario del Apocalipsis" de Beato de Liébana (monje asturiano muerto en 798). Entre otros miniaturistas y calígrafos mozárabes, destacan Magius y Florencio.

Podemos juzgar de la atracción ejercida por el Islam en los cristianos por una carta de 1311, que calcula la población musulmana de Granada en esa época en 200.000 habitantes, de los cuales todos menos 500 eran descendientes de cristianos convertidos al Islam (citado por Sir T. W. Arnold, The Preaching of Islam, Nueva York, 1913, pág. 144).

Los cristianos a menudo declaraban preferir el gobierno musulmán al cristiano (citado por S. Lane-Poole, Story of the Moors in Spain, Nueva York, 1889, pág. 47). Un autor cristiano de la época de Abderrahmán II, llamado Alvaro (siglo IX), en su manuscrito homónimo, dice lo siguiente:

 

"Mis correligionarios se complacen en leer las poesías y las novelas de los árabes: estudian los escritos de los filósofos y teólogos musulmanes, no para refutarlos, sino para formarse una dicción arábiga correcta y elegante. ¡Ay!, todos los jóvenes cristianos que se distinguen por su talento, no conocen más que la lengua y literatura de los árabes, reúnen con grandes desembolsos inmensas bibliotecas, y publican dondequiera que aquella literatura es admirable. Habladles por el contrario, de libros cristianos, y os responderán con menosprecio que son indignos de atención. ¡Qué dolor! Los cristianos han olvidado hasta su lengua, y apenas entre mil de nosotros se encontraría uno que sepa escribir como corresponde una carta latina a un amigo; pero si se trata de escribir árabe, encontrarás multitud de personas que se expresan en esta lengua con la mayor elegancia, desde el punto de vista artístico, a los de los mismos árabes" (De El manuscrito de Alvaro, en la España Sagrada, por Flórez, Risco, etc. 2da. edición, 47 vols., Madrid, 1754-1850, págs. 273-275. Citado por Reinhart Dozy, Historia de los musulmanes de España, Turner, Madrid, 1984, Tomo II, págs. 92 y 93).

Los muladíes

A partir del siglo VIII, muchos hispanorromanos y visigodos se convierten al Islam, y son denominados muladíes (del término muwallad "conversos"), si son descendientes de matrimonios mixtos, y musálima, si se han convertido por propia convicción. Estos últimos serán cada días más, quedando los auténticos mozárabes como una minoría. Estos muladíes, musulmanes como los árabes y los bereberes, se abrieron camino en la sociedad andalusí reivindicando su igualdad, en tanto musulmanes, con los árabes.

Los mudéjares

Dice el eminente arquitecto e islamólogo español don Leopoldo Torres Balbás que la palabra castellana «mudéjar» procede del árabe mudaÿÿan, cuyo significado es «tributario, sometido, el que no emigra y se queda donde está». Mudéjar es pues, el musulmán vasallo los cristianos que conservó su religión y costumbres. La palabra no se encuentra en textos del siglo XIII, pero sí en el XIV, y fue de uso frecuente en los sucesivos. Los cronistas de los Reyes Católicos designan siempre con ella a los musulmanes sometidos, nombrados también así en los documentos d ela cancillería real. Moriscos son los mudéjares convertidos, más o menos a la fuerza, sobre todo los de los reinos de Granada y Valencia. Mármol y Carvajal, al relatar la sublevación de 1569, distingue entre «Moriscos y Mudéjares, que moraban en la ciudad de Granada y en su Albaicín y Alcazaba, así como forasteros» (Luis del Mármol y Carvajal: Historia de rebelión y castigo de los moriscos del Reino de Granada, en BAE, vol. 21, Madrid, 1946).

De atenerse a la estricta significación de la palabra «mudéjar» —dice Torres Balbás—, recibiría esa denominación exclusivamente el arte de los musulmanes que habitaban el territorio cristiano. Pero, el así conocido desde hace poco menos de un siglo, rebasa ampliamente la significación, pues abarca todas las manifestaciones artísticas realizadas en territorio cristiano en que aparecen huellas islámicas. En la inmensa mayoría de los casos son obras anónimas e ignorada por tanto la religión de sus autores. Las pocas cuya paternidad conocemos se deben, unas veces a musulmanes sometidos, es decir, a mudéjares; otras, a cristianos españoles influidos por el arte islámico y, en ocasiones, a artistas extranjeros venidos a la Península, sobre los que ejerció fuerte seducción el arte musulmán visto en ella, algunas de cuyas formas incorporaron a su anterior acervo. Teóricamente, existe un cuarto grupo en el que entrarían, si fuera posible aislarlas, la sobras hechas por mudéjares según normas totalmente occidentales, tan sólo clasificables como tales cuando se conserva documentación reveladora de la condición islámica de sus autores.

Arte morisco sería el de los mudéjares después de su conversión forzosa al cristianismo en 1502 en Castilla, y en 1526 en Aragón y Valencia. Excusado es insistir en la imposibilidad de separar las obras de influencia musulmana hechas inmediatamente antes, de las posteriores a esas fechas, es decir, las mudéjares de las moriscas, lo que, además, no tendría utilidad alguna, puesto que el cambio brusco de religión no supuso mudanza artística.

Aceptamos, pues, el nombre consagrado de «mudéjar» para todas las obras realizadas del mismo carácter de otros páises, como Berbería y la América española, derivadas de las mudéjares hispánicas. También pueden comprenderse bajo la misma denominación otras, como los modillones de cilindros tangentes y los arcos lobulados del románico francés; la bóveda de la cocina de la catedral inglesa de Durham (siglo XIV), y las proyectadas por el padre Guarino Guarini (1624-1683) en el siglo XVII para iglesias italianas (San Lorenzo de Turín y de los PP. Somascos en Mesina), cuyo origen hispánico es indubitable.

Según Torres Balbás, el bautizo de este arte motivó una disputa pueril entre dos arqueólogos de la segunda mitad del siglo XIX. Sostenía don Manuel de Assas haber sido el primero en darle el nombre mudéjar en un artículo del «Semanario Pintoresco Español», publicado el 8 de noviembre de 1857, mientras que el discurso académico en el que don José Amador de los Ríos se fundaba para sostener su paternidad era del 19 de julio de 1859. El nombre quedó consagrado y, a falta de otro mejor y más exacto, conviene aceptarlo (Leopoldo Torres Balbás: Arte almohade, arte nazarí, arte mudéjar, Ars Hispaniae —historia universal del arte hispánico—, vol. 4, Editorial Plus Ultra, Madrid, 1949, págs. 237-238).

Los elementos típicos del arte mudéjar son el uso del ladrillo, la cerámica y el yeso, la unión del arco ojival y el de herradura o lobulado, y las techumbres de alfarje y de lacería. Los artesanos también se destacaron en trabajos de taracea y herrajes.

Algunas de sus realizaciones más importantes se encuentran en Teruel (catedral de Santa María, e iglesias de San Pedro, El Salvador y San Martín), Zaragoza (torres Nueva y de San Pablo de la Seo). Toledo (iglesias de Santo Tomé y de San Juan de la Penitencia; sinagogas de Santa María la Blanca y del Tránsito) y Sevilla (iglesias de Santa Ana y de San Pablo; alcázar). Véase Miguel Angel Ladero Quesada: Los mudéjares de Castilla y otros estudios de historia medieval andaluza, Editorial Universidad de Granada, Granada, 1989.

Los moriscos

A partir de 1499, ocho años después de la caída de Granada, tuvo lugar una forzada conversión masiva de mudéjares, con lo que estos pasaron a ser calificados de moriscos (diminutivo peyorativo de "moros", del latín maurus y éste del griego mávros "moreno", "morocho", de allí Mauritania, Almoraima, "haber moros en la costa", "pinchos morunos", etc.).

El médico y escritor granadino Fidel Fernández Martínez (1890-?), escribe: «Con cuatro mil manuscritos granadinos, que forman hoy la mejor colección de Europa, empezó Felipe II la Biblioteca del Escorial. Y esto que, según cálculos imparciales, fueron muchos cientos de miles los que se destruyeron desde la Toma hasta que el cardenal Cisneros quemó en Bib Rambla las librerías de los moriscos (un millón veinticinco mil volúmenes, según Conde y el padre Echevarría)...En la Biblioteca de la Universidad de Granada hay un manuscrito árabe del siglo XIV, cuyos 138 folios son un estupendo comentario de Hipócrates y Galeno. Repasad los miles de documentos científicos árabes que allí hay, y convendréis conmigo en que fue muy superior la cultura médica de aquéllas gentes; superior, por lo menos, a la de los espulgadores timoratos que al coleccionar siglos después los códices para encerrarlos en la biblioteca, borraban sistemáticamente el nombre de Allah, o añadían frases como ésta, que se lee en el manuscrito 833 del Escorial: "Este libro no puede ser bueno porque cita muchas veces a Mahoma"» (citado por Antonio Enrique: Tratado de la Alhambra hermética, Edic. Antonio Ubago, Granada, 1991, págs. 69-70).

Esta presión se hizo más intensa aun después de la sublevación que protagonizaron con el liderazgo de Aben Humeya (Fernando de Valor) en las Alpujarras de Granada en 1568, duramente reprimida por el Habsburgo Felipe II (1527-1598) con el concurso de su hermanastro Juan de Austria (1545-1578). Véase Andrew Wheatcroft: The Habsburgs. Embodying Empire, Peguin Books, Londres, 1997. Antes de ser ejecutado, Aben Humeya apostrofó a Felipe II con las famosas palabras: «¿Sabes que estamos en España, y que poseemos esta tierra hace 900 años, y que tú ni siquiera eres español?».

Los moriscos acabaron convertidos en esclavos agrícolas. Se les prohibió la práctica de su religión, la observancia de las costumbres musulmanas e incluso el hablar o leer el árabe. Los moriscos entonces crearon la aljamía, lengua castellana transcrita en caracteres árabes, que practicaron secretamente. La nobleza de España, más germánica que española, obsesionada por la «pureza de sangre» y el miedo a una sublevación de los moriscos apoyada por el enemigo otomano, presionó al rey Felipe III para que procediera a la expulsión masiva de los moriscos. La operación se llevó a cabo entre 1609 y 1614.

Véase Pedro Longás: Vida religiosa de los moriscos, Madrid, 1915; Diego Cabanelas Rodríguez: El morisco granadino Alonso del Castillo, Granada, 1965; A.C. Hess: The Moriscos As Ottoman Fifth Column in Sixteenth Century, American History Review, 74 (1968), págs. 1-25; Antonio Domínguez Ortiz y Bernard Vincent: Historia de los moriscos, Alianza, Madrid, 1984; Dolors Bramon: Contra moros y judíos, Península, Barcelona, 1986; Abdeljelil Temimi (edit.): Las prácticas musulmanas de los moriscos andaluces (1452-1605), Publications du Centre d’Etudes et de Recherches Ottomanes, Morisques, de Documentation et d’Information (Ceromdí), Zaghouan, 1989; Francisco Márquez Villanueva: El problema morisco, Libertarias/al-Quibla, Madrid, 1991; Pedro Longás: La vida religiosa de los moriscos, Editorial Universidad de Granada, Granada, 1990; Míkel de Epalza: Los moriscos antes y después de la expulsión, Mapfre, Madrid, 1992; Antonio Gallego Burín y Alfonso Gámir Sandoval: Los moriscos del reino de Granada, según el sínodo de Guadix de 1554, Editorial Universidad de Granada, Granada, 1996.

Los judíos

Con la ignominiosa designación de «marranos» se identifica a los judíos y musulmanes conversos al cristianismo, y especialmente a los judíos conversos que seguían practicando la religión judía en secreto en España y Portugal en los siglos XV, XVI y XVII. En 1492, a partir de la caída de Granada, por decreto de los Reyes Católicos fueron expulsados todos los musulmanes y judíos que rechazaron la conversión forzosa. Estos últimos en número de trescientos mil (el 5% de la población total del país) se vieron obligados a emigrar a regiones más seguras. Unos ciento veinte mil cruzaron el tajo y se refugiaron en Portugal bajo la especulativa protección del rey Juan II el Perfecto (1455-1495), quien la concedía temporalmente a cambio de gruesas sumas de dinero.

Los judíos que se quedaron en la ocupada al-Ándalus junto con sus hermanos moriscos se convirtieron en «marranos» y debieron soportar todo tipo de vejaciones y atropellos durante los siglos posteriores. Entre 1678 y 1691, los judíos mallorquines, llamados chuetas o xuetas (voz catalana) —comunidad que hoy sobrevive orgullosamente—, fueron perseguidos implacablemente y sus bienes incautados.

Los propios cristianos viejos y los nuevos debían revalidar sus títulos periódicamente ante el paranoico acoso de los esbirros de la Inquisición española: «Las normas de la Inquisición que había sido recientemente instaurada (1478), exigían que incluso en las casas de los cristianos reconocidos hubiera siempre cerdo en la olla podrida (guiso derivado, irónicamente, de la adafina judía) o chorizos colgando del tejado. Con ello se garantizaba que en ellas no vivían ni árabes ni judíos, pues sus religiones respectivas prohibían comer carne de cerdo...» (Deborah Manley y varios autores: Libro Guiness de los Récords 1492, Producciones Jordán. Madrid, 1992, pág. 166).

Es muy recomendable analizar la teoría del catedrático Allan Harris Cutler de la universidad norteamericana de Notre Dame, la cual asevera que una de las principales causas que originaron el antisemitismo en la Edad Media fue que los judíos eran identificados por los europeos como los principales aliados de los musulmanes en lugares claves y estratégicos como Palestina en el tiempo de las Cruzadas (1099-1291), la España islámica (711-1492) y el Imperio otomano (especialmente a partir de 1453), y por consecuencia considerados tan peligrosos como éstos (cfr. A. H. Cutler: The Jew as Ally of the Muslim. Medieval Roots of Anti-Semitism,University of Notre Dame, Indiana, 1986).

El profesor de Oxford A. S. Turberville agrega este dato revelador en una obra escrita en 1932: «Es digno de notar que la cláusula X del Tratado de Utrecht (1713), en que España entregó Gibraltar a Gran Bretaña, contenía la estipulación "de que no se dará ningún permiso, bajo pretexto alguno a judíos o moros para residir o tener su domicilio en la citada ciudad de Gibraltar"» (A. S. Turberville: La Inquisición española, FCE, México, 1949, pág. 80). Los británicos, por razones políticas y comerciales, poco caso hicieron a dicha cláusula y desde mediados del siglo XVIII numeroso judíos y musulmanes, provenientes en su mayoría de Marruecos y el Norte de Africa, engrosaron paulatinamente la pequeña población gibraltareña hasta nuestros días. En 1997, por ejemplo, se inauguró una bella mezquita frente a las aguas del estrecho a la vera del histórico Peñón.

Vale recordar que la España musulmana posibilitó el florecimiento de una espléndida cultura judía en la que descollaron múltiples sabios como Hasdai Ibn Shaprut (915-975), Samuel Ibn Nagrila (993-1055), Salomón Ibn Gabirol (1022-1070), Bahya Ibn Paquda (segunda mitad del siglo XI), Moshé Ibn Ezra (1060-1139), Abraham bar Hiyya Savasorda (1065-1136), Yehuda ha-Leví (1075-1141), Ibn Daud (1110-1180), Ibn Tibbon (1120-1190), el rabí Moshé Ben Maimón (1135-1204), más conocido como Maimónides, Yehuda al-Harizí 1170-1235), Ibn Falaquera (1225-1295), Hasdai Ben Abraham Cresqas (1340-1410), Ibn Shem Tov (1380-1441) y Abraham Zacuto (1450?-1522?). Numerosos investigadores y especialistas con mucha razón llaman a ésta la «Edad de Oro del Judaísmo». Era aquél el tiempo en que las diversas comunidades étnicas del Islam y Occidente se fusionaron en grupos híbridos tendientes a su consolidación: muladíes, mudéjares y mozárabes, que inequívocamente participaban de sendas concepciones, más la judía, que actuaba como vértebra (cfr. Felipe Torroba Bernaldo de Quirós: Historia de los sefarditas, Eudeba, Buenos Aires, 1968; J. L. Lacave, M. Armengol, y M. Ontañón: Sefarad. La España judía, Lunwerg, Barcelona, 1992; Haim Zafrani: Los judíos del Occidente musulmán. Al-Ándalus y el Magreb, Mapfre, Madrid, 1994).

 

Jesús ben Sabta, el "hijo de la mujer divorciada" como dice el Talmud, es considerado por los judíos como un impostor, como un profeta por los musulmanes, como un ser demoníaco por ciertas sectas religiosas y un Cristo por otros; cada uno ve a su manera los otros grandes Maestros: Krishna, Budha y Mahoma.

De todas maneras si dejamos a un lado el dogma polvoriento encontraremos en los menores detalles una similitud de enseñanza; esos detalles idénticos van hasta el carácter llamado mitológico; se sabe, por ejemplo, que el héroe Maya, el Instructor de las civilizaciones Quichés de América, había nacido de una Virgen y de un padre adoptivo leñador (que trabaja en madera), al igual que el Cristo de los occidentales, y todos los otros Cristos que han precedido a Jesús de Nazareth.

EL ARTE EN LA NUEVA ERA / 337 escrito por nuestro Sat Gurú de la Ferrière y traducido por nuestro Jñàni Diksha Gurú, el Venerable Sat Arhat Ferriz Olivares

Este universo de comprensión y hermandad monoteísta tendrá su conclusión a fines del siglo XV con la caída del reino nazarí de Granada y la consecuente expulsión morisca, precedida de la judía. La España sagrada del Corán, la Torá y la Biblia, del Uno en lo Múltiple, perdió entonces la hegemonía espiritual del mundo y el Jardín Hispanomusulmán ingresó en una hibernación interminable. Pero este clima de intransigencia no es medieval. Los Tiempos Modernos han sido todavía más inclementes con la grey que sólo adora al Graciabilísimo y Misericordiosísimo.

El Sagrado Corán explicita el origen común de todos los seres humanos y les recomienda convivir como hermanos teniendo como meta la virtud: «¡Oh, gentes! Os hemos creado a partir de un varón y de una hembra y hemos hecho de vosotros pueblos y tribus, para que os conozcáis unos a otros. Para Dios, el más noble de entre vosotros es el que más Le teme» (Sura 49, Aleya 13).

El Mudejarismo en América

Los moriscos hallaron refugio en el Norte de Africa, en el Imperio Otomano y en América. En el Nuevo Mundo fueron los artífices del mal llamado «arte colonial español», y forjaron las culturas ecuestres de los gauchos (Argentina, Uruguay y Brasil), huasos (Chile) y llaneros (Colombia y Venezuela), con múltiples influencias en la música, costumbres y estilos, desde el folclore argentino a la escuela tapatía mexicana (Véase Ignacio Henares y Rafael López Guzmán: Mudéjar iberoamericano. Una expresión cultural de los mundos, Ed. Universidad de Granada, Granada, 1993; Varios Autores: El múdejar iberoamericano. Del Islam al Nuevo Mundo, Lunwerg, Barcelona, 1995.

Los arquitectos y artesanos mudéjares construyeron casas, edificios públicos, iglesias y palacios a lo largo y a lo ancho de toda América, desde Cuba hasta el norte argentino, desde la misión San Juan de Capistrano (edificada en recuerdo de un tristemente célebre inquisidor italiano que vivió entre 1386-1456, perseguidor de musulmanes y judíos) en California hasta los balcones del palacio del Arzobispo en Lima. Un ejemplo es la bellísima catedral de la Virgen de la Candelaria, en la población de Copacabana a orillas del lago Titicaca a más de 3800 metros sobre el nivel del mar construida entre 1610 y 1620 (Véase Manuel Toussaint: El arte mudéjar en América, Porrúa, México, 1946; Varios autores: El arte mudéjar, Unesco, Zaragoza, 1995).

Incluso en Brasil se han estudiado las influencias islámicas en la arquitectura del estado de Mato Grosso (cfr. Carlos Francisco Moura: Notas sobre a historia da architectura en Mato Grosso, Ediçoes UFMT, 1976).

En Argentina, las huellas de la herencia andalusí son palpables y cotidianas. Basta mencionar el gaucho (del árabe uash = resero indómito, montaraz) y su cultura criolla, del aljibe (ár. al-ÿubb = el pozo, cisterna) a la guitarra (ár. qitar = instrumento de cuerdas).

Buenos Aires, ciudad mudéjar como Lima, La Habana, Antigua Guatemala, Querétaro, Popayán, Tunja, Quito, Potosí o Veracruz, posee aun diversos edificios y residencias que ostentan las inconfundibles huellas del arte hispanomusulmán. Una es la casa que perteneció al novelista Enrique Larreta (1875-1961) en el barrio de Belgrano (Juramento 2291) que hoy contiene al Museo de Arte Español «Enrique Larreta». Otra es el salón «Alhambra» en el subsuelo del Club Español (Bernardo de Irigoyen 172).

Véase Varios Autores: Andalucía en América: El legado de ultramar, Lunwerg, Barcelona, 1995; Varios Autores: El Mundo Arabe y América Latina, Unesco/Libertarias, Madrid, 1997).

EL ESTILO MORISCO

En el siglo XIX se generó una fascinación europea por el Oriente exótico, con predilección por el mundo islámico, que se conoce como «Orientalismo». Al expresarse en la arquitectura y el diseño, en edificios, jardines y residencias mediterráneas, este fenómeno se conoció como «Estilo Morisco». Este modelo ha sido utilizado en una amplia variedad en todo el mundo occidental, haciendo aparición en cafés, clubes sociales y sinagogas, cines (a menudos llamados "La Alhambra"), palacios, casinos, mansiones y casas veraniegas desde la Toscana a California.

Los ejemplos son múltiples y exquisitos. En el Reino Unido: el Royal Pavilion de Brighton (estilo mogol), el Arab Hall ("salón árabe") de la Leighton House de Londres, la Torre del Reloj (mudéjar) y el Arab Room ("cuarto arabe") del castillo de Cardiff (Gales), el cine Astoria de Finsbury Park de Londres.

 

 

En Italia: la Villa di Sammezzano, que es una Alhambra barroca, y la sinagoga de la Via Farmi de Florencia. En Hungría: la sinagoga de Budapest construida por Otto Wagner en 1870.

En Austria: las dos sinagogas de Viena construidas por Ludwig von Förster. En Alemania: el «Kiosko Morisco» del castillo Linderhof y la «Sala Morisca» del pabellón de caza de Schachen de Ludwig II, el «rey loco» de Baviera (cfr. Ludwig Merkle: Ludwig II and his Dream Castles. The Fantasy World of a Storybook King, Bruckmann, Munich, 1996), la Villa Wilhelma, cerca de Stuttgart, la sinagoga de Berlín edificada por Edward Knoblauch en 1860, y la de Leipzig, construida por el arquitecto judío Otto Simonson, quien creía que la arquitectura islámica era una legítima expresión externa de los valores del Judaísmo.

En España: en Barcelona, la Casa Vicens y la Plaza de Toros Monumental; en Sevilla, destacan el hemiciclo de la Plaza de España (Parque María Luisa) del arquitecto Aníbal González y el Hotel Alfonso XIII del arquitecto José Espinau realizados para la Exposición Iberoamericana de 1929 —(donde se filmaron algunas escenas de la película "Lawrence de Arabia" de David Lean)—, y los Palacios de Lebrija y Medinaceli; en Murcia, el Casino; y en Madrid, la Plaza de Toros de las Ventas de estilo neomudéjar.

En EE.UU.: la «Giralda de Nueva York», construida por el arquitecto Stanford White en 1890, junto a Broadway y la Quinta Avenida, como torre del antiguo Madison Square Garden, y demolida en 1925, el Country Club Plaza de Kansas City, la Casa Olana de Greendale, Nueva York, y una gran variedad de casas californianas en las cuales renace un mudéjar exquisito (cfr. Elizabeth McMillian: Casa California. Spanish-Style Houses from Santa Barbara to San Clemente, Rizzoli, Nueva York, 1996. Véase muy especialmente la excelente obra de Miles Danby, profesor emérito de arquitectura de la Universidad de Newcastle: Moorish Style, Phaidon Press, Londres, 1995, y la de Nadine Beauheac/François-Xavier Bouchart: L’Europe exotique, Chêne, París, 1985.

ALGUNAS CARACTERISTICAS DEL ARTE MUDEJAR

«Para el artista musulmán o, lo que viene a ser lo mismo, para el artesano que ha de decorar una superficie, el entrelazado geométrico es sin duda la forma que más le satisface en el plano intelectual, pues se trata d e una expresión muy directa de la Unidad divina que está tras la variedad inagotable del mundo. Cierto es que la Unidad divina como tal está más allá de cualquier representación, pues su naturaleza que es absoluta, no deja nada por fuera de sí misma, nada la 'acompaña'. Sin embargo, se refleja en el mundo a través de la armonía, que no es otra cosa que la 'unidad de la multiplicidad' (al-uahdah fi'l-katrab), equivalente a la 'multiplicidad en la unidad' (al-katrab fi'l-uahdah). El entrelazado expresa tanto un aspecto como el otro. Mas tiene todavía otra faceta que evoca la unidad que existe tras todas las cosas; el entrelazado suele tener un solo elemento: una sola cinta o una línea única, que vuelve incesantemente sobre sí misma» (El Arte del Islam, José J. de Olañeta Editor, Palma de Mallorca, 1988, pág. 66).

 

Titus Buckhardt (1908-1984)

Una de las características más sobresalientes del arte mudéjar es la ornamentación. Se puede decir que los artesanos mudéjares, posiblemente motivados por su estado de aislamiento, de censura previa y de otras incomunicaciones propias de los sojuzgados, se volcaron con ahínco y predilección a los motivos formales de tradición islámica, a los que exaltaron a su máxima expresión y llevaron a estadios jamás antes alcanzados. Así, los elementos vegetales estilizados —el ataurique—, los elementos geométricos —los lazos y estrellas—, glorificación inequívoca de la Unicidad de Dios, y los elementos epigráficos árabes —cúficos o nesjíes—. Es tan importante o más tener en cuenta los principios compositivos de la ornamentación islámica, tales como los ritmos repetitivos, el revestimiento total de la superficies, el diseño que no reconoce límites espaciales. La gran versatilidad y enorme capacidad de asimilación formal del arte mudéjar, actitudes creativas heredadas del arte islámico, permitirán incorporar al repertorio ornamental mudéjar una rica variedad de motivos procedentes del arte cristiano —toda la flora naturalista gótica, por ejemplo—, pero estos motivos ornamentales cristianos reciben en el arte mudéjar un distinto tratamiento y composición de acuerdo con el sistema rítmico de la tradición islámica.

Así pues, si la mística del Islam en la ornamentación mudéjar no se agota en el repertorio ornamental sino que afecta a todo el sistema compositivo cualesquiera que sean los motivos utilizados, tampoco la inspiración al arte mudéjar puede reducirse exclusivamente a lo ornamental sino que se extiende considerablemente a los elementos estructurales, como lo demostró oportunamente Amador de los Ríos a fines del siglo XIX.

Bastará con citar dos ejemplos básicos de estructuras arquitectónicas mudéjares que proceden de la tradición musulmana. En primer lugar recordemos la estructura de numerosas torres-campanario de Aragón, formadas por un cuerpo de alminar o minarete al que se le superpuesto en la parte alta un cuerpo de campanas. Otro de los elementos estructurales de raigambre islámica, fundamental en el sistema de la arquitectura mudéjar, son las armaduras de madera para cubierta, tanto las de par y nudillo como las de limas. Este sistema de cubiertas, más ligero de peso aunque por otra parte con más riesgo de incendios, carga por igual sobre los muros y permite un sistema mural más indiferente a la estructura y mucho menos articulado que el de la arquitectura gótica coetánea.

Por lo que se refiere a los elementos cristianos del arte mudéjar, con frecuencia sobrevalorados en la historiografía tradicional española, se deben en primer lugar a que los comanditarios del arte mudéjar son en su mayoría cristianos y por lo mismo la función arquitectónica y la tipología subsiguientes son cristianas; hay un predominio de la arquitectura religiosa cristiana en el arte mudéjar, con las notables excepciones de sinagogas y mezquitas mudéjares. Si a lo largo de la historia el arte islámico se ha caracterizado por su asombrosa capacidad de asimilación de las formas artísticas de los pueblos integrados a la civilización del Islam (recordemos los componentes bizantinos en el Domo de la Roca de Jerusalén y la mezquita omeya de Damasco o los componentes indios en el Taÿ Mahal de Agra y el Fuerte Rojo de Delhi), incorporando a la arquitectura islámica numerosas tipologías y formas artísticas de otras culturas ("¡Id en busca de la ciencia a todas partes, hasta en la China!"), no es de extrañar que sometidos los musulmanes al dominio político de los cristianos castellanos y aragoneses la capacidad de adaptación se incremente; porque, además, ya no se trataba de adaptar tipologías arquitectónicas de otras culturas a las funciones arquitectónicas del Islam, sino que la coyuntura exigía poner un sistema de trabajo musulmán al servicio de unas necesidades y de unos comanditarios cristianos. El Islam debía mimetizarse para perdurar. Y gracias a Dios, perduró.

La concepción del arte islámico

Es sorprendente la investigación llevada a cabo por el doctor Darío Cabanelas, catedrático de árabe de la Facultad de Letras de la Universidad de Granada, sobre el secreto guardado en el techo de la Torre del Palacio de Comares de la Alhambra de Granada. El nombre de esta estancia es una corrupción del árabe qam al-arsh «cámara del Trono» y está inspirado en la sura 67 del Sagrado Corán, llamada al-Mulk «El Reino» o «La Señoría». El magnífico descubrimiento del islamólogo español es el haber puesto de manifiesto que las 105 lacerías que se esparcen por el Techo, en una geometría progresiva, según los cánones de Pitágoras tan maravillosamente asimilados por los musulmanes granadinos, parten de los 105 elementos de que consta la estrella clave, ubicada en el centro superior de la bóveda que representa los Siete Cielos. En efecto, geométricamente 105 significa la estrella de seis puntas (en suma pitagórica 1 0 5 son 6), estrella de David o sello de Salomón (un motivo ornamental utilizado por los musulmanes antes que los judíos: cfr. Erna S. Schlesinger: Mil preguntas y respuestas sobre Judaísmo, S. Sigal, Buenos Aires, 1966, pág. 21), los dos triángulos invertidos, el agua y el fuego de la creación, correspondiente al signo de la divinidad a la que hace referencia la estrella clave, enmarcada en la cupulina (tres últimos cielos) o Trono de Dios (cfr. Darío Cabanelas: La antigua policromía del techo de Comares en la Alhambra, Revista Al-Ándalus, vol. XXXV, fasc. 2, Granada, 1970).

Una característica fundamental de la decoración geométrica islámica es la utilización de un sólo diseño —que será la unidad de cualquier composición decorativa— que, por multiplicación de sí mismo, cubre completamente una superficie. Esta forma de proceder permite decorar sobre una superficie indefinidamente sin más que seguir unas reglas fijas. De este modo se consigue presentar la unicidad —Dios es uno— entre la multiplicidad —y está en todas partes—.

Durante los últimos mil años, Europa ha considerado el arte islámico como algo maravilloso. El intercambio entre cristianos y musulmanes empezó mucho antes de las Cruzadas. En la España islámica se estableció de modo firme a través de las diversas fronteras de la Europa occidental y desde el principio ejerció profunda influencia sobre la cultura cristiana. En Sicilia las dos religiones coexistieron armónicamente, mientras el Norte de Africa estaba totalmente gobernado por los musulmanes, cuyos navíos surcaban el Mediterráneo de un extremo a otro. Con el tiempo, los mercaderes italianos —principalmente venecianos y genoveses— establecieron el tráfico directo con los puertos sirios y palestinos, el comercio oriental se convirtió en una organización regular de objetos raros y llegaron a los mercados europeos todo género de obras de artífices islámicos. En el siglo XV, los artesanos europeos, acuciados por el éxito musulmán en aquellas artes lucrativas, que tan esenciales habían sido para el esplendor del llamado Renacimiento, fijaron su atención, con renovado interés, en Oriente. Basándose en un estudio más profundo de los métodos islámicos, revisaron y ampliaron sus propios conocimientos técnicos, y al hacerlo así no se contentaron ya con absorber los elementos decorativos de esa procedencia, sino que empezaron a examinar atentamente cánones de dibujo, adaptándolos a una nueva concepción de trabajo, que ya era puramente europea. No sólo humildes artesanos, sino también celebridades, como el florentino Leonardo da Vinci (1452-1519), utilizaron modelos islámicos en sus trabajos.

Uno de los primeros estudiosos del arte islámico fue el arquitecto inglés Owen Jones (1809-1874), superintendente de la famosa Exposición Universal de Londres de 1851, y autor de Plans, Elevations, Sections and Details of the Alhambra (Londres, 1842-45). En su libro The Grammar of Ornament (Londres, 1856), escribe esta opinión que refleja su admiración por la concepción arquitectónica musulmana:

 

«Los moros siempre tuvieron en cuenta lo que nosotros consideramos que es el primer principio de la arquitectura —decorar la construcción, jamás construir la decoración: en la arquitectura mora (es decir, andalusí) la decoración no sólo surge naturalmente de la construcción, sino que la idea constructiva se lleva a cabo en cada detalle de la ornamentación de la superficie.

Creemos que la verdadera belleza de la arquitectura reside en ese reposo que el espíritu experimenta cuando el ojo, el intelecto y los sentimientos están satisfechos, en la ausencia de todo deseo. Cuando un objeto está falsamente construido y parece que deriva o soporta pero no hace ni una cosa ni la otra, es incapaz de dar esta respuesta, y por consiguiente jamás puede alcanzar la verdadera belleza, por muy armonioso que sea en sí mismo: las razas musulmanas, y especialmente los moros, han observado constantemente esta regla; jamás encontramos un ornamento inútil o superfluo; cada ornamento emana callada y naturalmente de la superficie decorada».(Owen Jones: The Grammar of Ornament, Studio, Londres, 1995, págs. 65-74). Véase E.J. Grube, S: Carboni y G. Curatola: Arte veneziana e Arte islamica, Venecia, 1989; Stuart Durant: La ornamentación. Desde la Revolución Industrial a nuestros días. El orientalismo, Alianza, Madrid, 1991, págs. 133-161.

 

 

Se califica a menudo Ibn’Arabi, de <discípulo de Khezr>; pero quién es Khezr y qué significa ser el discípulo de Khezr?

Para responder perfectamente a la cuestión de saber quién es Khezr, sería preciso reunir un material considerable de proveniencia muy diversa: profetología, folklore, alquimia, etc. Considerando en él aquí esencialmente el personaje del maestro espiritual invisible, reservado a aquellos que están llamados a una afiliación directa al mundo divino sin ningún intermediario, es decir sin ligadura justificativa con una sucesión histórica de shayk en shayk, ni tener su investidura de un magisterio cualquiera, debemos limitarnos a algunos puntos esenciales: su aparición en el Qorân, el sentido de su nombre, su conexión con Elia y a su vez la conexión de Elia con la persona del Imân en el shi’ismo.

Los Propósitos Psicológicos Tomo XXIX / 15 por el Sat Gurú Dr. Serge R. de la Ferrière

 

 

Arabescos y atauriques

En la cultura islámica, incluso los objetos destinados a modestas funciones utilitarias y ejecutados en los más humildes materiales tienden a esta profusamente decorados. La transformación de las superficies por medio de la ornamentación es una preocupación primordial que impregna todo el arte islámico. El motivo más ejemplar de esta ornamentación es el arabesco, que es un «dibujo de adorno compuesto de tracerías, follajes, cintas y roleos y que se emplea más comúnmente en frisos, zócalos y cenefas» (Fernández Martínez Nespral y Hamurabi Faysal Noufouri: El Diccionario del Alarife, Fundación Los Cedros, Buenos Aires, 1994, pág. 98).

Aunque sus orígenes se remontan al follaje de viña naturalista del arte clásico occidental y oriental, que los musulmanes encontraron en los monumentos cristianos, romanos, bizantinos, sasánidas e indios de los territorios recién conquistados, el arabesco islámico presenta múltiples formas, que pueden llegar hasta la abstracción. Pero, cualquiera que sea su naturaleza formal y la materia sobre la cual se trabaje, el arabesco se rige siempre por los mismos principios de movimiento preciso y regular, de repetición simétrica y de expansión ilimitada, que dan lugar a composiciones equilibradas y armoniosas. A menudo, incorpora motivos geométricos y a veces él mismo se geometriza. De hecho, la geometría constituye el fundamento conceptual de toda la estructura y decoración de la mayor parte de las obras de arte del Islam.

Los que en inglés y francés se conoce como arabesque (arabesco) o mauresque (morisco), en España recibe el nombre de lazo o lacerías. Estas combinaciones geométricas, complicadísimas en al-Ándalus, continúan hasta épocas muy avanzadas por los mudéjares, incluso en América. Donde primero aparecen es en la mezquita de Córdoba, en el siglo X. En cambio, en el Oriente islámico surgen más tarde, en el siglo XII. Es de suponer, pues, que lo andalusí influiría en este desarrollo decisivamente. Luego vendrá el lazo granadino con el auge del arte nazarí en el siglo XIV, libre de influencias anteriores. El lazo tiene dos fundamentos: el tema y la base simétrica. Estos temas son polígonos. En al-Ándalus, el más aplicado fue el octógono que forma el lazo de ocho.

En tanto que el Oriente islámico, poco a poco, resolvió los arabescos en interpretaciones naturalistas y el Magreb y al-Ándalus los desarrollaron según un centelleante juego de líneas próximo al carácter del rococó, Egipto y Siria conservaron con fidelidad los tipos de arabesco, que habían llegado a su plenitud. La época de los mamelucos, que marca el grado más alto de esplendor del arte islámico-egipcio, llena los campos de los espacios poligonales con arabescos cuyos motivos rayonados y estrellados son de una rara belleza.

La estrella, de seis, ocho, dieciséis o más puntas es una de las formas fundamentales del diseño geométrico islámico. Puede emplearse igualmente en dos o en tres dimensiones, para transformar una cúpula en una red compleja de superficies concatenadas o para adornar maderas y herrajes dentro de los edificios.

Por lo que atiende a los atauriques (del árabe at-tauriq: "el adorno foliáceo"), o sea la ornamentación vegetal, es de destacar, en primer término, la carencia de información histórica con respecto a su técnica de composición. Se ha conjeturado, no obstante, acerca de moldes de cera, que posteriormente fuesen vaciados. Ibn Jaldún da ciertos indicios sobre el particular: «La ornamentación y el embellecimiento de las casas forman todavía otra rama de la arquitectura. Consisten en aplicar sobre los muros figuras en relieve hechas de yeso que se deja fermentar en el agua. Se retira el yeso bajo la forma de una masa sólida en la cual se halla aun un resto de humedad. Se labra esta masa sólida sobre un modelo dado, grabándola con punzones de hierro, y se termina dándole un bello pulimento y un aspecto agradable... Tales ornamentos dan al muro el aspecto de cuadros de un vergel florido» (Ibn Jaldún: Introducción a la historia universal. Al-Muqaddimah, FCE, México, 1977, pág. 722).

¿Qué significan, por tanto, las complejas tramazones de líneas poliédricas que, en progresión geométrica,se esparcen formando estilizaciones vegetales a través de los paños de estuco? Quitando el valor ornamental, que más que fin es repercusión del auténtico motivo, su causa primera es de orden metafísico. Recordemos a estos efectos, las palabras del islamólogo español Julián Ribera y Tarragó sobre el místico murciano Muhiiuddín Ibn Arabi (1165-1240): «La ciencia se le presentaba en formas geométricas, y para explicarlas usa de triángulos, cuadrados envueltos unos en otros, círculos excéntricos, cuadrados cerrados por círculos...» (J. Ribera y Tarragó: Orígenes de la filosofía de Raimundo Lull, Homenaje a Menéndez Pelayo, Varios, Madrid, 1899, vol. II, pág. 206). Véase E. Künhel: The Arabesque. Meaning and Transformation on an Ornament, Graz, 1976; P.Ward-Jackson: Some Main Streams and Tributaries in European Ornament from 1500 to 1750. Part 2. The Arabesque, en el Boletín del Museo Victoria y Alberto, Londres, 1972, t. III, nº 3, págs. 90-103.J. Bourgoin: Arabic Geometrical Pattern and Design, Dover, Nueva York, 1973; Prisse d’Avennes: Arabic Art in Color. 141 designs and motifs on 50 plates, Dover, Nueva York, 1978; Ali Dowlatshahi: Persian Designs and Motifs for Artists and Craftsmen with 400 motifs and 8 full-color plates, Dover, Nueva York, 1979; Eva Wilson: Islamic Designs, British Museum Pattern Books, Londres, 1988; Keith Critehlow: Islamic Patterns. An Analytical and Cosmological Approach, Thames and Hudson, Londres, 1989; Prisse d’Avennes: The Decorative Art of Arabia, Studio, Londres, 1989; Basilio Pavón Maldonado: El arte hispanomusulmán en su decoración geométrica, AECI, Madrid, 1989; Basilio Pavón Maldonado: El arte hispanomusulmán en su decoración floral, AECI, Madrid, 1990; N. Simakoff: Islamic Designs in Color with 162 Illustrations, Dover, Nueva York, 1993.

Azulejos

La utilización de la cerámica (del griego: keramikos) en paredes y pavimentos se remonta a Babilonia e Irán antes de la época helenística y fue resucitada por los sasánidas. Más el término azulejo (del árabe: az-zulaiÿ, "el baldosín"; "ladrillo pequeño vidriado"), y la técnica del alicatado (del árabe: al-qata’a, "el trozo", "la cortadura"), o sea el cortar o raer (con alicates) los azulejos para darles forma conveniente, es un uso islámico que comenzó en la época abbasí, en Samarra (Irak). De allí se difundió al Egipto fatimí y al-Ándalus, donde alcanzaría su apogeo en la Granada nazarí. A partir del siglo XIII, la cerámica vidriada de formas hexagonales y estrelladas se difundió ampliamente en Irán. La utilización de azulejos decorados alcanzó una riqueza sin precedentes en Irán y Turquía durante los siglos XVII y XVII. Ejemplos singulares son los alicatados de las mezquitas safavíes de Isfahán y las mezquitas y palacios de Estambul, donde los azulejos recubren por entero la superficie de los edificios como si estuvieran totalmente empapelados (como en la Sala del príncipe heredero, en el Haremlik del palacio Topkapi). Las cerámicas y las azulejerías turcas de Iznik son famosísimas. En la gama de los azulejos persas predominan los tonos azul y turquesa puntuados con blancos, negros y verdes, así como amarillos y rosas, sobre todo en las últimas épocas safaví y qaÿar.

En el mundo islámico occidental de al-Ándalus y el Magreb los azulejos se confinan generalmente a las partes inferiores de los muros, y son de diseño sobre todo geométrico. Fuertes contrastes de colores claros y oscuros —en la Alhambra, por ejemplo— se contraponen con objeto de producir formas estrelladas y cuadradas de gran complejidad. Por otra parte, colores armónicamente combinados se utilizan para definir las formas geométricas de paneles y frisos en mosaico de azulejo. Dice el especialista Luis Seco de Lucena Escalada (Tarifa 1857-Granada 1941): «Los aliceres rosa y carmín que vemos en el alicatado de la Torre de la Cautiva, y que sin duda es el más bello de todos los conocidos, ofrecen el excepcional interés de que son los primeros que de dicho colores se labraron; porque, aunque las historias de aquellas industrias artísticas nos dicen que el descubrimeinto de producirlos por el cloruro de oro se debe a Lucca della Robia (1399-1482), como la Torre de la Cautiva hubo de construirse por Abul-Haÿÿaÿÿ (Yusuf I), que fue asesinado en 1351, es evidente que en 1399, cuando nació el famoso ceramista (y escultor) florentino, los mencionados colores ya estaban descubiertos y utilizados en la decoración de la Alhambra, por artífices musulmanes que aquí mismo lo producían; debiendo hacer constar que tampoco en Oriente los hubo antes, porque los de la Mezquita Azul de Tabriz (época turkmena, 1465), que son los más antiguos que allí existen, aparecieron un siglo después que los de la Torre de la Cautiva» (L. Seco de Lucena: La Alhambra, Granada, 1919, pág. 136 y siguientes). De tal aseveración se desprende que hubo de existir un nexo entre ambas escuelas, nazarí y florentina. Granada, al convertirse en el último bastión del Islam en la península, atrajo a numerosos viajeros europeos, principalmente italianos, curiosos de esta ciudad a la cual ponderaban sobremanera las crónicas. Uno de estos viajeros, del que se sabe llegó a las profundidades del Africa, fue el florentino Benedetto Dei, amigo de Leonardo da Vinci (cfr. Antonina Vallentin: Leonardo da Vinci, Losada, Buenos Aires, 1943). Los azulejos andalusíes se exportaban y se utilizaron para el revestimiento de la sala capitular de la Abadía londinense de Westminster (1255).

 

Un universo de ladrillos

El moldeable material de barro, transformado en cerámica, ofrece una de las caras más luminosas de la decoración islámica. Pero no es la única forma de trabajar el barro pues éste ha dado lugar, a partir de ladrillos de adobe (del árabe ad-tub), a una forma de decoración originaria de Mesopotamia. Mientras que el azulejo juega sobre todo con los colores y la lisura del plano, el ladrillo —constructivo y decorativo— lo hace partiendo de la realidad monocroma del material, con las luces y sombras que producen los planos sobre los que inciden la radiante luz solar o la fúlgida luz de la luna llena, inmovilizándolos.

Grandes y pequeños edificios dan buena muestra de las posibilidades del ladrillo, desde el alminar de gran mezquita mayor de Sevilla (siglo XII), que hoy conocemos por «la Giralda», con paneles de decoración en red, que aligeran el volumen, hasta el pequeño oratorio de Bab al-Mardún, también llamado Cristo de la Luz por su posterior adaptación al culto cristiano, auténtica pieza maestra en el uso del ladrillo en dimensiones reducidas.

Debido a la facilidad de su uso se extiende a la arquitectura doméstica, y a las alhóndigas o alfóndigas (del árabe al-funduqa: la posada), o fondas, de las que queda magnífico ejemplo en el llamado «Corral del Carbón», de Granada, abierto a un patio central que juega exclusivamente con rectas. El ladrillo como material de construcción, combinado con suelos de mármol y columnas y capiteles de este mismo material, produce un interior de gran belleza en los Baños árabes de Jaén. Y, en sus exteriores, las posibilidades de aprovechar el material que da la propia tierra, combinándolo con el contraste vivificador del agua y de la vegetación, dan lugar a edificios o jardines en los que el verde complementa al rojo toledano, al amarillo sevillano, al cárdeno aragonés.

En el mudéjar aragonés destaca, por ejemplo la ladrillería de la Torre de San Martín (Teruel, siglo XIV). Es característica la utilización de la cerámica —verde, blanco, negro— sobre el fondo oscuro del ladrillo, en ésta y en las torres de Santa María de Mediavilla y San Pedro, también de Teruel.

Aunque la utilización del ladrillo es recurso común a todas las áreas que pueden trabajar sobre los adecuados materiales de origen, el incremento de las construcciones y decoraciones con ladrillo en el sur de Europa ha de ponerse en relación con el arte islámico. El mudéjar puede levantar en España altos campanarios (Calatayud, Teruel), que recuerdan alminares de mezquitas, y también torres italianas (Florencia, San Gimignano).

También se emplea en la construcción de iglesias o monasterios, algunos de los cuales se encuentran en los emplazamientos o sobre las ruinas de antiguas mezquitas también de ladrillos. Y puede dar lugar a patios como el del Monasterio de la Rábida (Huelva), donde Colón se retiró para preparar su viaje al Nuevo Mundo.

En la Europa del siglo XIX y comienzos del siglo XX se busca un punto intermedio entre la civilización industrial y las tradiciones algo olvidadas, imponiéndose corrientes «neomudéjares» de Londres a Calcuta.

Esta decoración orientalizante en ladrillo alcanza unos caracteres escenográficos de gran efecto y poder de convicción, hasta el punto de que la Plaza de España, en Sevilla, pasa por Cuartel británico en El Cairo en la conocida superproducción de David Lean, Lawrence de Arabia, película prácticamente rodada en escenarios naturales de Andalucía, lo que nos da una idea de las similitudes estéticas entre el sur de la Península Ibérica y los países del Cercano Oriente. Curioso paralelo: pocos saben que la auténtica estación de ferrocarril de Damasco, de principios de siglo, en estilo mudéjar, es obra de un ingeniero español.

Paraísos de madera

Semejante a un tapiz tendido de un paramento a otro, como se cubren las calles en algunas ciudades musulmanas para protegerlas del sol, o se alzan palios o baldaquinos, las techumbres de madera constituyen otro de los grandes marcos decorativos característicos del Islam. El paralelismo entre suelos y techos evoca el paralelismo entre los diversos planos de realidad o los diversos mundos, y las combinaciones geométricas que se tracen en suelos de mármol, o en preciosas alfombras, serán, en líneas generales, las mismas que se observen en el techo, reproduciendo técnicamente uan de las tendencias estéticas de que nos habla la literatura: las estrellas y las flores tachonan los campos de la tierra y el cielo.

La perfección técnica, que se alcanza en el tratamiento de la madera de las techumbres —modular como los azulejos— llega al punto de poder reproducir una segunda bóveda, de mocárabes (del árabe al-muqarbas: el ensamble de curvas), bajo la bóveda constructiva, al igual que se hacía con el yeso. Las techumbres de madera van coloreadas en época islámica o mudéjar y, a partir del modelo plano, en grandes superficies toman la forma de una artesa, o de una especie de nave invertida. Lo cual permite repartir las cargas de peso, y elevarla.

Para los trabajos en madera se elegieron el nogal, el ébano, el ciprés, todos ellos extraordinariamente resistentes al paso del tiempo, y duros para la talla. Pero los artesanos musulmanes, heredando técnicas que se desarrollaron en Egipto (en épocas tuluní y fatimí) trabajaron esta materia

en un tipo de celosía característica del arte islámico; las celosías de de madera, torneadas, formando redes, a veces con ventanillas practicables, recibieron en al-Ándalus el nombre de ajimeces (del árabe ash-shamis: lo expuesto al sol o solares) por referirse a su función protectora contra la excesiva luz del sol. En Andalucía han quedado, simplificadas, dentro de la casa popular, aunque también se han empleado hasta hace poco en Castilla, o Canarias. También en varios países de América hispánica se implantaron estas técnicas por los artesanos mudéjares y sus discípulos cristianos. Un ejemplo típico son los balcones del Palacio del Arzobispo en Lima (Perú). Este palacio construido entre 1939-1944 fue diseñado por el arquitecto de origen polaco Ricardo de la Jaxa Malachowski. Igualmente, el palacio limeño de Torre Tagle, sede de la cancillería peruana, es otra muestra soberbia del arte mudéjar y de la técnica islámica en madera conocida como mashrabiyya.

Las tallas de techumbres son semejantes, muchas veces, a los batientes de otros elementos mediadores entre el exterior y el interior: puertas de edificios, puertas de alacenas (del árabe al-jizana: el armario en forma de hueco en el muro), en los cuales, más que el trabajo por módulos y piezas, se realiza una talla que imita el trabajo de lacería, cuidadosamente realizado tanto en la cara exterior, como en la interior.

La llegada de maderas «nuevas», desde América, permitió en Europa y el mundo musulmán, que algunas de las artesanías más característicamente islámicas, como la taracea (del árabe tar’zía: bordado o incrustación) se desplegase en nuevos muebles: además de las cajas de los respaldos o brazos de las sillas, de las bandejas o cubiertas de las mesas geométricas, transportables o plegables, aparecen también en los bargueños o en cajas que pueden contener juegos de damas, de backgammon o de ajedrez.

Aunque la artesanía de la madera en sus múltiples variantes ha seguido viva en muchos países del mundo islámico (Turquía, Siria, Egipto, Irán o Marruecos), en España sufrió una transformación tendente a la escultura y el figurativismo, de las que proceden las patéticas tallas religiosas que se pasean con ocasión de las procesiones de la Semana Santa. Mientras se desarrollaba esta imaginería, las tradiciones islámicas arquitectónico-decorativas parecieron sufrir un cierto retroceso hacia el siglo XVIII, con el que se cerraba el despliegue mudéjar en el campo de la carpintería, por España y América, de las que se conservan aun numerosas muestras, cuyo valor progresivamente se vuelve apreciar.

En 1613, el carpintero sevillano Diego López de Arenas redacta un primer borrador de su compendio sobre carpintería y tratado de alarifes (técnicos, conocedores y maestros de obra musulmanes), que veinte años después se publicaría (con una segunda edición en el siglo XVIII, y otra en 1867). A ella se suma la de su contemporáneo Fray Andrés de San Miguel, fraile carmelita nacido en Medina Sidonia y residente en México. La lectura de su obra sobre carpintería mudéjar (cfr.E. Baéz Macías: Obras de Fray Andrés de San Miguel, UNAM, México, 1969) y la preocupación por las proporciones y módulos que en ella demuestra, ponen de relieve la profunda vinculación existente entre el renacimiento europeo y los conocimientos islámicos (cuyo influjo no se admitiría claramente debido sobre todo a motivos ideológicos de confrontación resultantes de enfrentamientos políticos). Se debe recordar que Euclides fue traducido al castellano por primera vez en 1576, pero también que los alarifes y matemáticos de la España musulmana habían recibido varios siglos antes la ciencia euclidiana a través del árabe (en el siglo IX, en la Casa de la Sabiduría de Bagdad se reunió a prestigiosos sabios que tradujeron dos libros griegos que serían fundamentales para la civilización islámica: «El Almagesto», de Claudio Ptolomeo, y «Los Elementos» de Euclides). Algo de esto es lo que latía bajo la madera de los alfarjes (del árabe al-fars: la tarima, techo con maderas labradas entrelazadas dispuesto o no para pisa encima), en la víspera de su desaparición.

 

Para regresar a la definición del nombre de Khezr, citemos que en uno de esos prônes donde el shî’ismo testigua su aptitud a abrazar el sentido secreto de todas las Revelaciones, el Imân enuncia todos los nombres sobre los cuales él fue conocido sucesivamente conocido en todos los pueblos, tanto entre los pueblos que tienen un Libro revelado, (ahl al-Kitâb) que en todos los otros.

Los Propósitos Psicológicos Tomo XXIX / 17 por el Sat Gurú Dr. Serge R. de la Ferrière

El Maestro, por otra parte, no escoge sus discípulos, sino que es el discípulo quien escoge su Maestro.

Los Propósitos Psicológicos Tomo XXIX / 18 por el Sat Gurú Dr. Serge R. de la Ferrière

Sin embargo, el hecho de elegir un Maestro no da a su alumno un grado de iniciación, al menos que él sepa ya exactamente en el sentido real de ESCOGER SU MAESTRO, aquello que eso comporta... Es decir, seguir las <huellas> del Maestro y sobre todo asimilar a su enseñanza, no a la letra, no textualmente, sino más bien en el espíritu, psicológicamente... Reconocer ante todo el valor (la <situación> esotérica) del Maestro.

Ese es el sentido mismo que conviene dar al hecho de ser el discípulo de Khezr.

Los Propósitos Psicológicos Tomo XXIX / 19 por el Sat Gurú Dr. Serge R. de la Ferrière

 

El trabajo del yeso

La maestría alcanzada por los alarifes (del árabe al-arif: el maestro, el entendido, por extensión, en la construcción, el arquitecto) andalusíes en el trabajo del yeso (del árabe al-yes: el yeso) se halla repartida entre edificios de varios usos y épocas. Prueba de su amplia aceptación ha sido su empleo en edificios religiosos de otros cultos, realizados dentro de las técnicas y concepciones del arte islámico: la pequeña sinagoga de Córdoba, o las más grande de Toledo —llamadas ahora del Tránsito y Santa María la Blanca—, o algunas del Monasterio de Las Huelgas, en Burgos. Dentro del arte musulmán, el pequeño oratorio de la Aljafería de Zaragoza, monumento restaurado y casi descubierto últimamente, o la Alhambra, constituyen ejemplos que han causado desconcierto y fascinación en el gusto europeo.

La utilización del barro y del yeso ha sido calificada por varios tratadistas, abusivamente, en el sentido de que el arte islámico pretendiera ser efímero y trabaja esos materiales menos nobles por dicho motivo. Estas consideraciones quedan ya desfasadas ante la variedad de materiales trabajados en el arte islámico y la duración de tales materiales, además del espíritu realista y práctico, nada dado al despilfarro de artesanos, pueblo en general y mecenas, que no pensaban construir sobre lo deleznable. Esto no obsta para que el paradójico comportamiento del yeso, la forma en que el trazo húmedo toma relieve y se endurece, maraville a quien lo contemple y le recuerde que, en definitiva, toda obra humana, todo arte, es efímero comparado con la creación divina.

Bibliografía complementaria

Amador de los Ríos, José: «Discursos leídos ante la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando, en la recepción pública de...», Madrid, 1859.

Púlpitos de estilo mudéjar en Toledo, Museo Esp. de Antig., III, Madrid, 1874, págs. 433-470.

Torres-campanario de estilo mudéjar en varias iglesias de Toledo, Monumentos Arquitectónicos de España, Madrid, 1877.

Amador de los Ríos, Rodrigo: Mosaicos, aliceres y azulejos árabes y mudéjares, Museo Esp. de Antig., VI, 1875, págs. 179-215.

Edificios mudéjares olvidados en Toledo, revista Archivos, núm. 4, Madrid, 1900, págs. 129-143.

Angulo Iñiguez, Diego: Arquitectura mudéjar sevillana de los siglos XIII, XIV y XV, Sevilla, 1932.

Angulo Iñiguez, D., Marco Dorta, E. y Buschiazzo, M.J.: Historia del arte hispanoamericano, 3 tomos, Salvat, Barcelona, 1945-1956.

Blair, Sheila S., y Bloom, Jonathan: The Art and Architecture of Islam 1250-1800, Yale University Press, New Haven, 1994.

Garrido Aranda, A.: Moriscos e indios. Precedentes hispánicos de la evangelización en México, UNAM, Mexico, 1980.

Gómez-Moreno, Manuel: La ornamentación mudéjar toledana, Arquitectura Española, I-IV, Madrid, 1926.

Grabar, Oleg: La formación del Arte Islámico, Cátedra, Madrid, 1981.

Hoag, John D.: Arquitectura islámica, Aguilar, Madrid, 1976.

King, Georgiana Goddard: Mudéjar, Filadelfia, 1927.

Lambert, Elie: L’art mudéjar, Gazette des Beaux-Art, IX, París, 1933, págs. 17-33.

Lampérez y Romea, Vicente: Arquitectura mudéjar (Historia de la Arquitectura cristiana española en la Edad Media), vol. 3, Madrid, 1922, págs. 479-579.

López Guzmán, Rafael: La carpintería de lo blanco en el mudéjar andaluz y americano, en Formación profesional y artes decorativas en Andalucía y América, Junta de Andalucía, Sevilla, 1991.

Lopez Guzmán, Rafael: Arquitectura y carpintería mudéjar en Nueva España, Azabache, México, 1992.

López Guzmán, Rafael: La arquitectura múdejar: situación historiográfica y nuevos planteamientos, en Coloquio Internacional Extraordinario del Instituto de Investigaciones Estéticas: «Manuel Toussaint, su proyección en la Historia del Arte Mexicano», UNAM, México, 1993.

López Guzmán, Rafael y Henares, Ignacio: Mudéjar iberoamericano. Una expresión cultural de dos mundos, Editorial Universidad de Granada, Granada, 1993.

Lozoya, Marqués de (Juan de): Historia del arte hispánico, 3 vols., Barcelona, 1940.

Madrazo, Pedro de: De los estilos en las artes (Ilustración Española y Americana), Madrid, 1888.

Maíllo Salgado, Felipe: ¿Por qué desapareció al-Ándalus?, Cuadernos del Alarife, Editorial Cálamo, Buenos Aires, 1998.

Marçais, Georges: El arte musulmán, Cátedra, Madrid, 1983.

Mariano Filho, J.: Influenças muçulmanas na architectura tradicional brasileira, A. Noite, Rio de Janeiro, 1943.

Michell, George, Grabar, Oleg, Dickie, James (Yaqub Zaki) y otros: La arquitectura del mundo islámico. Su historia y significado social, Alianza, Madrid, 1985

Moller, C.: Artesanía mudéjar en Venezuela, Anales del Instituto de Arte Americano e Investigaciones Estéticas, 4, Buenos Aires, 1951.

Pacios Lozano, A.R.: Bibliografía de arquitectura y techumbres mudéjares 1857-1991, Instituto de Estudios Turolenses, Teruel, 1993.

Pavón Maldonado, Basilio: Arte toledano: islámico y mudéjar, Instituto Hispano-Arabe de Cultura-AECI, Madrid, 1988.

Pérez Higuera, M.T.: Mudejarismo en la Baja Edad Media, Ed. La Muralla, Madrid, 1987.

Pla, J. El barroco hispano-guaraní, en Obras Completas, tomo II, Instituto de Cooperación Iberoamericana, Asunción, 1992.

Prat Puig, F.: El prebarroco en Cuba. Una escuela criolla de arquitectura morisca, La Habana, 1947.

Sebastián, Santiago: El mudejarismo en Colombia: La torre de San Francisco de Cali, Eco, Bogotá, 1962.

Sebastián, Santiago: Techumbres mudéjares de la Nueva Granada, Universidad del Valle, Cali, 1965.

Sebastián, Santiago: ¿Colombia mudéjar?, Apuntes 18, Instituto de Investigaciones Estéticas, Universidad Javeriana, Bogotá, 1981.

Weiss y Sánchez, J: La arquitectura colonial cubana. Siglos XVI XVII, Letras Cubanas, La Habana, 1979.

Wethey, H.: Arquitectura virreinal en Bolivia, UNMSA, La Paz, 1961.

R.H. Shamsuddín Elía

Profesor del Instituto Argentino

de Cultura Islámica

El mudéjar, símbolo de convivencia y tolerancia

«En la construcción de estos monumentos participaban alarifes de las tres religiones, como en la iglesia de San Pedro Mártir de Calatayud (del ár. Qal'at Ayyub), hoy desaparecida, donde trabajaron dirigidos por el maestro moro Muhammad Rami, judíos, cristianos y musulmanes. En este clima de convivencia y tolerancia no era extraño que en algunas iglesias el alarife moro firmara la obra y grabara, junto a su nombre, la profesión de fe musulmana: "la ilah illa’ llah, Muhammad rasul allah" ("No hay más Dios que Alá; Mahoma es el enviado de Alá"); en otros casos junto a frases piadosas en latín aparece grabado el verso coránico "la galib illa' llah" ("No hay vecedor sino Alá"), que tomó por divisa la dinastía del reino nazarí de Granada.

Si el mudéjar encontró su máxima expresión en la arquitectura otras manifestaciones artísticas testimonian también su extraordinaria capacidad de síntesis creativa: azulejos para revestimientos murales, tejidos, arquetas de metal y marfil, trabajos de cuero. Estas formas artísticas alcanzaron gran popularidad en los siglos XIV y XV, cuando reyes y nobles cristianos decoraban el interior de sus castillos o palacios con alfombras, ricos guadamecíes para cubrir las paredes, arcones, cojines de cordobán y otras piezas de mobiliario en la más pura tradición andalusí.

Pero este "mudejarismo" significa algo más que un gusto pasajero o una moda. Representa la profunda interpenetración de formas de vida y de cultura de la cristiandad y el Islam, forjada en el curso de ocho siglos de convivencia en la Península Ibérica. Es, pues, indisociable de una época cuyo rasgo distintivo era la tolerancia. De ahí la importancia que este volumen , dedicado al arte mudéjar, aparezca en 1995, cuando celebramos el quinquagésimo aniversario de la fundación de la UNESCO y al mismo tiempo el Año de las Naciones Unidas para la Tolerancia.

En los albores del siglo XXI, cuando asistimos a un peligroso ascenso de la violencia, los conflictos interétnicos, la intolerancia, el fanatismo, la xenofobia y el racismo en muchas regiones del mundo, lo que representó el mudéjar y el mudejarismo podría servir de modelo de convivencia a las sociedades contemporáneas. En este sentidp me atrevería a decir que muchas de nuestras sociedades necesitarían, permítaseme el neologismo, "mudejarizarse". ¿No podría incluso aplicarse, de manera simbólica, el calificativo de "mudéjar" a toda sociedad plural y tolerante, a cualquier época de pluralismo y tolerancia?

Aunque la evolución histórica circunscribió el mudéjar a la Península Ibérica este arte tuvo, no obstante, una considerable proyección en las tierras allende el Atlántico. Desaparecidas las circunstancias sociales e históricas que lo originaron el mudéjar declinó en el siglo XVI para dar paso a otras formas artísticas como el renacimiento y el barroco. Pero declinar no significa desaparecer y muchos aspectos del mudéjar pervivirán en los siglos XVI, XVII y XVIII. Estos elementos visibles fundamentalmente en formas estructurales y decorativas, pasarán a América, donde serán objeto de nuevos mestizajes culturales. Junto a los alarifes llegados de España los artesanos indios enriquecerán los elementos decorativos tradicionales del mudéjar con nuevos motivos inspirados en el arte prehispánico. A las estrellas evocadoras del firmamento, decoración típica del arte islámico adoptada por el mudéjar, se añadirá en muchos casos el disco solar, símbolo del imperio incaico. Arcos, bóvedas, atauriques y cerámica de estilo andalusí decoran las magníficas iglesias de Cholula, los conventos de Cuzco y los patios de Cartagena de Indias».

Federico Mayor

Director General de la UNESCO

(en el prólogo del libro de Gonzalo M. Borrás Gualis y otros autores: El arte mudéjar, UNESCO/Ibercaja, Zaragoza, 1995)

Arte mudéjar y sensibilidad actual

«La sociedad medieval hispánica se define por la convivencia de las tres religiones monoteístas —cristianos, moros y judíos—, fenómeno social que tiene unas consecuencias decisivas en los ámbitos del pensamiento y de la creación científica, literaria y artística. En este contexto de pluralidad cultural surge el arte mudéjar, cuyo desarrollo fue posible tanto por el pragmatismo político como por la fascinación ante el legado artístico del Islam.

Pero el éxito y la difusión tan espectaculares del arte mudéjar en España y Portugal, así como sus pervivencias en Hispanoamérica, sobre todo en algunas manifestaciones artísticas como la arquitectura, el urbanismo o la cerámica decorada, fueron en gran parte debidos a su carácter de trabajo competitivo frente al sistema occidental europeo. Las claves del éxito radican en las características de un sistema eficiente que resolvía satisfactoriamente los problemas constructivos, desde la utilización de materiales de fácil obtención y de gran plasticidad, como el ladrillo, el yeso, la madera y la cerámica, hasta la disponibilidad de una mano de obra mudéjar, industriosa y cualificada.

Y sobre todo el rasgo capital del arte mudéjar, heredado del legado islámico, es su extraordinaria capacidad de asimilación e integración de elementos exógenos, su amplia versatilidad para asumir nuevos aportes formales cualquiera que sea la cultura de donde provengan, integrándolos en un sistema artístico que no es rígido y cerrado sino que atesora una sorprendente posibilidad de acomodación.

La sensibilidad actual, a diferencia del romanticismo decimonónico, ha trascendido la mera reviviscencia formal del arte mudéjar para apreciar los valores profundos de una cultura regida por las ideas de tolerancia y de convivencia de pragmatismo y de posibilismo, una cultura plural que supo crear que supo crear un sistema de trabajo artístico abierto e integrador, extraordinariamente versátil y de gran eficacia competitiva.

En las dos últimas décadas hemos asistido en la cultura española a una progresiva recuperación crítica de nuestro pasado mudéjar, que ha encontrado un foro de estudio y valoración en lso Simposios Internacionales de Mudejarismo, impulsados por el llorado profesor Santiago Sebastián y celebrados con carácter trienal en la ciudad de Teruel desde el año 1975, reuniones científicas patrocinadas por el Instituto de Estudios Turolenses. La edicón de sus Actas ha contribuido a un conocimiento más profundo de la historia de los mudéjares, de los moriscos y del arte mudéjar».

Manuel Pizarro Moreno

Presidente de Ibercaja

¿Existe el Mudejarismo en Hispanoamérica?

«Los manuales de Historia del Arte han mantenido y siguen manteniendo el concepto erróneo de llamar mudéjares a las manifestaciones estéticas de los musulmanes que vivieron bajo los cristianos vencedores, siendo lo singular de tales obras que fueron realizadas por los hispanomusulmanes para uso y disfrute de los cristianos. Eso coincide con la significación social de los "mudaÿÿan", que quiere decir moros sometidos a los cristianos; fue, pues, un grupo étnico definido, que profesó la religión islámica... Así se explican estas palabras de mi maestro don Diego Angulo: "De antiguo se viene reconociendo que quienes construyeron la Capilla Real de Cholula tenían en su memoria los bellos efectos de perspectiva de las numerosas naves de la Mezquita de Córdoba , y si en el aspecto constructivo este caso debe considerarse excepcional, en lo decorativo, las manifestaciones mudéjares son frecuentes. El alfiz (del ár. al-ifriz: ornamento arquitectónico; recuadro del arco árabe que envuelve las albanegas y arranca bien desde las impostas, bien desde el suelo) que en algún caso se quiebra es marco usual en las puertas de los monasterios mejicanos del siglo XVI, y los listeles paralelos de abolengo almohade son igualmente frecuentes. Estos listeles eran lo último que contemplaba el maestro cantero o el fraile misionero que, al embarcar en Sevilla, desde la popa de la nave que había de conducirle a Indias, dirigía su mirada a las torres de la bella ciudad andaluza" (D. Angulo, E. Marco Dorta y M. Buschiazzo. O. cit.).

Las pervivencias hispanomusulmanas fueron frecuentes en Hispanoamérica por el empleo muy generalizado de las techumbres de madera, ya que este era un material que abundaba y no la piedra; por otra parte, la inestabilidad telúrica del suelo americano, recomendó las estructuras de maderas por ser más ágiles para soportar los frecuentes sismos. En estas techumbres pervivieron los esquemas decorativos, hispanomusulmanes, ya popularizados en el subestilo mudéjar, en la fase previa, la propiamente mudéjar del siglo XII al XV».

Santiago Sebastián

(artículo de la obra El mudéjar iberoamericano Del Islam al Nuevo Mundo. O. cit., págs. 45-49).

Sobre la componente «mourisca» de la arquitectura brasileña

«Algunos historiadores han afirmado con razón que el alma de la ciudad ibérica es musulmana y musulmana, durante todo el período colonial, nos parece el alma de la ciudad portuguesa en Brasil, cuyo modelo más próximo, a pesar de las preocupaciones oficiales por la regularización de los trazados, sea tal vez más la Alfama de Lisboa que la cuadrícula hispanoamericana (...) De todos modos será en la adopción generalizada de los "muxarabis" donde la influencia islámica sobre la arquitectura doméstica en Brasil encuentra su expresión paradigmática (...)

El término —adaptación brasileña de la palabra moucharabieh— indicaba los balcones salientes apoyados sobre consolas y "cachorros" recortados al estilo islámico, protegidos en la parte inferior por guardacuerpos de madera divididos en "almofadas" y "adufas" y en lo alto por celosías, que se habían hecho en el siglo XVIII la característica más vistosa de las ciudades brasileñas, despertando la curiosidad de todos los viajeros (...) Balcones cerrados por delicadas tracerías, a través de los cuales las mujeres podían espiar a los transeúntes sin ser vistas —comentaban irritados los visitantes extranjeros— y que, garantizando la aireación de las viviendas, matizaban la luz violenta de los trópicos enriqueciéndola con sombras y un cierto misterio (...)

La supervivencia del "muxarabi" en la arquitectura doméstica, la rebeldía ante las imposiciones oficiales, no representan la única señal de la profunda influencia ejercida por la cultura de raíz islámica sobre el estilo de vida y de residencia en la ex colonia portuguesa. Por el contrario esta influencia penetra, de forma intensa y original, en algunas de las principales manifestaciones artísticas del siglo XIX.

Es el caso del uso frecuente —principalmente en el norte del país, de Maceió a São Luís do Maranhão, hasta el propio Rio de Janeiro— de revestir enteramente las fachadas de los edificios con azulejos, y de la difusión —en las casas palaciegas de las capas más pudientes— de la moda del patio interno y de los jardines escondidos para refrescarse y descansar, con fuentes y manantiales abastecidos por nacientes y nichos y bancos de mampostería revestidos de azulejos y muchas veces decorados con un "embrechado" de conchas y piedrecillas coloreadas (...)

Se debe tal vez a esta constante del gusto el enorme éxito entre el público de ciertas formas de eclecticismo entre los siglos XIX y XX, como la moda de los pabellones moriscos para el encuentro y el recreo, o la adquisición "culta" de ciertos elementos de la tradición morisca, como el "muxarabi", por parte de intelectuales brasileños como José Marianno Filho y de los principales representantes del movimiento moderno. Se debe, en mi opinión, buscar en esta nostalgia la razón cultural profunda de algunas misteriosas obras del arte popular brasileño, como la "Casa da flor" de Gabriel dos Santos, en el estado de Rio de Janeiro. Una casita sin ventanas, con las paredes y el techo de barro, enteramente revestida en su interior por una "luxuriante e frenética decoração" hecha con innumerables caracolas y conchas recogidas en la playa y con fragmentos de azulejos, platos, botellas, ladrillos cogidos en la basura e incrustados a mano en el barro fresco, hasta formar un fantástico "bordado de louça" sin fin. Debemos a su autor —un obrero analfabeto que trabajaba en las salinas y que empezó la construcción en 1912, en un terreno minúsculo a medio camino entre São Pedro da Aldeia y Cabo Frío— un maravilloso testimonio que podría valer para muchos otros productos de este arte sin tiempo:

 

En gosto de estar aqui porque me ponho aqui sozinho;

só com Deus imaginando aquelas coisas que eu tenho de fazer (...)

Eu faço isso por pensamento e sonhos. Eu sonho para fazer e faço.

Giovanna Rosso del Brenna

Instituto de Estudios Latinoamericanos, Milán (artículo en El arte mudéjar. O. cit., págs. 237-244).

 

Respetable Jñápika Gurú Dr. Pablo Elias Gómez Posse.

E Mail: aum_jnapika_satya_guru@hotmail.com
 


regresa al temario